La INTEGRACIÓN como valor superior en el ORGULLO en Madrid

Futuro del deporte: La tecnología VR
5 julio, 2019
Futuro del deporte II: Blockchain
13 julio, 2019

La INTEGRACIÓN como valor superior en el ORGULLO en Madrid

  • La fiesta del Orgullo debe siempre mantenerse en el centro de la capital, debe estar integrada y nunca aislada o apartada.

  • La Carrera de la Diversidad tiene que ser un punto de encuentro de todos los que apoyan y luchan por los derechos del colectivo LGTBI, un acto de especial referencia y visibilidad como lo fue en la WorldPride.

 

Dejando pasar una semana tras la fiesta multicolor que ha teñido las calles de la capital y tomando un poco de perspectiva, hay que preguntarse si el rumbo que puede estar tomando está fiesta puede estar perdiendo de vista el objetivo principal por el que nació; la integración.

 

Por supuesto, la fiesta del Orgullo es a día de hoy además de una reivindicación política, una fiesta en la que celebrar la diversidad y la libertad de todas las personas a identificarse y expresarse como se sientan. Considero que es fundamental que dicha fiesta discurra con absoluta normalidad por las principales arterias de la ciudad. Es importante que se vea y se disfrute por todos y en ningún caso cómo en las ultimas semanas se ha llegado a oír, se aparte o aislé alejadondose del centro. La fiesta del Orgullo debe estar absolutamente integrada en la vida de una gran ciudad como es Madrid, porque ahí reside la belleza de la misma, es una fiesta orientada al colectivo LGTBI pero nunca debe ser aislacionista para dicho colectivo sino integradora.

 

El éxito de la integración pasa por la visibilización, así como por la participación de familias, amigos y personas ajenas que quieren mostrar su apoyo en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI sin necesidad de que nadie pueda exigir un “carnet“ de orientación sexual o político. Es la suma de apoyos lo que verdaderamente da fuerza al colectivo y nunca el aislacionismo.

                                                         

Dicho esto tengo quiero destacar uno de los actos de está semana del Orgullo cuyo valor de integración entiendo se ha desvirtuado por voluntad propia y en ocasiones por el ya citado aislacionismo, es La Carrera de la Diversidad.

 

La Carrera de la Diversidad nace en Madrid coincidiendo con la WorldPride 2017  promovida por la Revista Mirales medio de comunicación referente para mujeres lesbianas y bisexuales organizada por Above Sport y bajo la Dirección técnica de Mapoma, empresa del máximo prestigio en organización de eventos de está índole con experiencia en carreras de absoluto éxito como es la Rock ´n Roll Madrid Marathon entre otros muchos eventos de running en Madrid. Un evento con la finalidad de unir a través de una herramienta como es el deporte a personas de todas las edades, generaciones, ideologías, o identificaciones de genero en una fiesta que atravesaba desde Colon, epicentro de la ciudad de Madrid, toda la Castellana con música y color y llegando a juntar a varios miles de personas en una primera edición con las complicaciones que ello entraña y en un año especialmente complicado por el numero de actividades que se organizaron dicha semana.

Un autentico éxito que como se reflejo en todos los medios de comunicación que sin duda se buscaba repetir en años sucesivos

 

 

En el año 2018 se comenzó a planificar este evento con mucha ilusión, contando como el año anterior con el apoyo de las asociaciones organizadoras del Orgullo FELGTB, COGAM y AEGAL, de grandes deportistas y referentes como Víctor Gutiérrez o Gema Hassen Bey y ya se estaban superando los datos de participación del año anterior cuando desde el Ayuntamiento de Madrid, el partido de gobierno a priorí nada sospechoso de poner trabas en esté evento, freno la carrera y por un criterio absolutamente personalista, obligo a cancelar el evento que tanta ilusión había despertado. El principal perjudicado de esta decisión fue el colectivo LGTBI y el mensaje que de este evento se desprende cuyo valor principal como se reitera una y otra vez es la integración y que alejado de otros actos como la ya mítica carrera de tacones siempre divertida y un imprescindible, buscaba romper barreras y estereotipos.

 

En esté año 2019 la Carrera de la Diversidad ha vuelto al programa del Orgullo, lamentablemente no estaba organizada de la misma manera ni probablemente buscaba los mismos objetivos. Este año corrieron en el Matadero a final de la tarde poco más de 200 personas en un evento con cero notoriedad en medios de comunicación. Una caída de más del 90% de participación en un evento que prometía ser un referente a nivel europeo y que proyectaba una participación superior a 10.000 participantes en 5 años. Es importante mantener la profesionalización de la organización y alejarse de otros intereses que pongan trabas a la visibilización y lucha de derechos de todo el colectivo LGTBI. Estos eventos del Orgullo deben ser aperturistas y por supuesto se tiene que contar con la participación activa de los responsables de los clubes deportivos LGTBI, pero nunca a costa de la Integración, ese es el valor superior.

Confió en que el año 2020 pueda volver a vibrar la ciudad de Madrid y el #RunforPride vuelva a ser un referente en Madrid y en todo el mundo.

                                                   

 

Algunos lo tenían claro y conviene recordarlo:  “En su modelo de sociedad no quepo yo. En el mío si cabe usted” Pedro Zerolo 2003